Skip to content

Por qué la digitalización de la cadena de suministro cambia las reglas del juego para la industria de la confección

El panorama minorista y de consumo de ropa está evolucionando como nunca antes.

Los consumidores cada vez más inteligentes y exigentes están cambiando significativamente cómo, cuándo y dónde compran. El comercio electrónico sigue aumentando, impulsado por modelos comerciales disruptivos de minoristas como Amazon y ASOS. Estos nuevos participantes también han aumentado las expectativas de los consumidores, proporcionando niveles cada vez mayores de elección, innovación, disponibilidad y personalización, a la vez que satisfacen las demandas de calidad, competitividad de precios y abastecimiento ético.

En un sector ferozmente competitivo, estos cambios han tenido un profundo efecto en las marcas y sus socios de la cadena de suministro, que han comenzado a responder de diferentes maneras y con diversos grados de complejidad y urgencia para abordar los nuevos desafíos a los que ahora se enfrentan.

En un entorno que cambia rápidamente, las marcas y los fabricantes deben abordar una variedad de desafíos complejos e interconectados relacionados con:

  • Velocidad
  • Costo
  • Complejidad de pedidos
  • Innovación
  • Transparencia

Algunas empresas han continuado en su ‘búsqueda de la aguja barata’ en los mercados en desarrollo. Sin embargo, esto viene con su propio conjunto de desafíos de recursos, capacidad, cumplimiento e infraestructura. Otras empresas se han movido hacia una mayor integración vertical o actividades de empresas conjuntas. Y otros todavía han respondido con iniciativas progresivas en torno al inventario administrado por el proveedor, la proximidad de abastecimiento y el apuntalamiento.

Si bien todas estas respuestas indudablemente ayudarán a mitigar estos cambios, lo que se necesita es un cambio de paradigma en la forma en que operan las marcas y los fabricantes, particularmente en su enfoque de abastecimiento y desarrollo de productos. Un catalizador clave para la transformación de las marcas de ropa y sus socios de la cadena de suministro radica en la adopción de la tecnología digital.

«La digitalización podría permitir a las compañías de confección lograr un cambio radical en el rendimiento, transformarse en un modelo operativo centrado en el cliente y crear transparencia en todas sus cadenas de suministro globales. La digitalización será el próximo país proveedor.»

McKinsey Apparel CPO Survey 2017, ‘La próxima parada de la caravana de abastecimiento de ropa: Digitalización ‘, McKinsey Apparel, Fashion & Luxury Group, septiembre de 2017

Coats ha estado invirtiendo activamente en tecnologías digitales para ayudar a nuestros clientes a capitalizar las oportunidades que presenta la digitalización. Nuestras soluciones de software especializadas y nuestra experiencia en las mejores prácticas de la industria mejoran y aceleran todo el ciclo de vida de desarrollo, abastecimiento, planeación de capacidad y ejecución de pedidos de nuevos productos. Esto permite que las marcas, los fabricantes y las fábricas de telas alcancen un nivel completamente nuevo de visibilidad, coordinación y control, impulsando una mayor confiabilidad, eficiencia y velocidad de comercialización.

El potencial de la digitalización aún está lejos de realizarse

Ha habido algunas señales positivas de que la industria se está dando cuenta de la urgencia y los beneficios asociados de la digitalización. La adopción de soluciones de abastecimiento, planeación y desarrollo de productos establecidas y comprobadas está aumentando, al igual que la actividad con tecnologías emergentes como Diseño e Impresión 3D, Automatización y Robótica, RFID, Big Data e IA.

Sin embargo, la realidad es que la industria de la confección se encuentra en una etapa muy temprana de su viaje de digitalización. A pesar de un aumento en la complejidad y los costos de fabricación, junto con una reducción drástica en los tiempos de entrega, la mayoría de las marcas y fabricantes siguen confiando en procesos manuales y sistemas desconectados para operar sus negocios. En el mismo informe de McKinsey, dos tercios de los directores de compras de indumentaria encuestados, que en conjunto son responsables de un valor de abastecimiento total de 137.000 millones de dólares, calificaron su madurez de digitalización, y la de sus proveedores, como baja o muy baja. Dado el panorama actual de consumidores y minoristas, este enfoque simplemente no es sostenible.

La mayoría de las marcas y fabricantes siguen confiando en procesos manuales y sistemas desconectados para ejecutar sus negocios.

La buena noticia es que esta necesidad de cambio fundamental para la misión se reconoce cada vez más. El ochenta por ciento de los directores de compras encuestados espera que la gestión de procesos de extremo a extremo digitalizada tenga el mayor impacto en el abastecimiento en los próximos cinco años, lo que respalda la capacidad de romper los silos existentes entre el desarrollo de productos, el abastecimiento y la fabricación y, en última instancia, ofrecer un mayor rendimiento. Negocio ágil, eficiente y cadena de suministro verdaderamente colaborativa. Fundamentalmente, casi el noventa por ciento de ellos previó inversiones significativamente mayores en tecnología de aquí a 2030 para lograrlo.

Superar las barreras a la digitalización requiere un cambio de mentalidad y capacidades.

Dado el tamaño del premio, ¿por qué la digitalización no es más frecuente en la cadena de suministro de indumentaria? El uso generalizado del correo electrónico y Excel es una barrera clave, lo que resulta en arquitecturas de sistemas, interfaces con proveedores y calidad de datos menos que ideales. Incluso en empresas con herramientas más avanzadas, el hecho de que estas rara vez se integren en la empresa limita todo su potencial.

Si las empresas quieren tener éxito en la digitalización del abastecimiento, deberán extender su enfoque mucho más allá de los departamentos de abastecimiento y los procesos de abastecimiento centrales. Para transformar sus modelos operativos y volverse verdaderamente centrados en el consumidor, deberán impulsar la eficiencia del proceso de un extremo a otro, la colaboración interfuncional y entre empresas y una inmersión más profunda en el proceso de fabricación.

La ‘digitalización’ no debería ser un objetivo en sí mismo, sino un facilitador de procesos más rápidos, más eficientes y más flexibles. Las empresas deben examinar de cerca sus propias operaciones y las expectativas específicas de los compradores para identificar un enfoque para la adopción digital que ofrezca los mayores retornos.

¿Quieres saber cómo nuestras soluciones digitales pueden beneficiar a tu negocio?

Contacta a un miembro de nuestro equipo para descubrir todas las posibilidades

Contáctanos

Gated Content

Reciba las últimas actualizaciones del sector y de la tecnología